viernes, 16 de junio de 2017

Notas genealógicas sobre dos alcalaínos ilustres: el obispo Pedro Mirabal y el arzobispo Luis de los Cameros (y II)



LUIS DE LOS CAMEROS ESTRADA

       Según la información genealógica contenida en el expediente que se realizó en 1638 a Luis de los Cameros como pretendiente a oficial del santo Oficio[16], era hijo de Ambrosio de los Cameros y de doña Isabel de Estrada. 

       Su abuelo materno, Alonso Gómez de Olvera Butrón[17] era natural de Medina Sidonia. Nacido el 20 de junio de 1534 y fue regidor perpetuo y alguacil mayor de Medina, Capitán Sargento Mayor y alcalde de Hidalgos[18]. Casó con doña Juan Ortiz de Estrada, también natural de Medina. Fueron padres de dos hijos, Fernando e Isabel, madre del arzobispo.

      Su abuelo paterno, Ambrosio de los Cameros, natural de Alcalá, que aparece ya como hidalgo en el padrón de moneda forera de 1545[19], era labrador, siendo varias las referencias en las actas del ayuntamiento que hacen referencia a su oficio.[20]

      Casó con la alcalaína doña Francisca Iñiguez de Alfaro con anterioridad al 16 de mayo de 1552, fecha en que es bautizado su hijo Ambrosio, padre del arzobispo: 

“En diez y seis de Mayo Yo Alonso Cardeno baptice a Ambrocio hijo de Ambrocio de los Cameros y francisca Martin Yguez de Alfaro su legitima muger de que fueron sus padrinos Bartholome Cardeno y Luiza de Heredia su muger y Marina Cardena muger de Juan de ¿? Y Marina Rodriguez Muger de Nicolas Garcia en fee de lo qual lo firme de mi nombre que va ut supra = Alonzo Cardeno” [21]

      Fruto de este matrimonio nació en fecha desconocida Leonor de los Cameros, que casó el 26 de febrero 1582 con Juan Gómez Barroso.[22] Posiblemente este matrimonio tuviera otro hijo, Diego de los Cameros, aunque no hemos podido documentar esta relación. Este Diego llegó a capitán de infantería desde 1596 en adelante,[23] además ejerció de alcalde ordinario ese mismo año[24]

       En otro padrón de 1557, [25] Ambrosio de los Cameros (padre), aparece como el primero de los hidalgos y tenía negocios de ganadería pues en 1558 le retrasan el pago de 1000 maravedíes que debía de la hierba de los novillos de Notares.[26] Además tenía piaras de cochinos en Maina.[27]

      En febrero de 1560 es nombrado regidor,[28] debiendo ser una persona bien instruida, pues a partir de aquí los encargos que hace para el ayuntamiento alcalaíno son múltiples: encargado de llevar los privilegios de franqueza a la Corte para que los firmara el rey ese mismo año[29] y de buscar un médico para la villa.[30] Al año siguiente se le encomendó ir a Bornos a recoger el trigo que el duque había prestado a Alcalá[31] a la vez que fue nombrado diputado para organizar las fiestas del Corpus. En julio de ese mismo año se desplazó a Granada a tratar en la Real Chancillería el pleito con Ronda sobre la Sauceda[32]. Tuvo que ser además un hombre recto pues llegó incluso a sufrir arresto domiciliario por un altercado con otro regidor por otorgarse una vecindad a un forastero sin ajustarse a las ordenanzas del duque.[33] En 1562 recibió el honor de ir a dar la enhorabuena al futuro San Juan de Ribera por su nombramiento como obispo de Badajoz[34] y ejerció, además, como hermano mayor de la Hermandad del Nombre de Cristo.[35] En 1565 fue diputado para la obra de la Puerta Nueva en el recinto amurallado (que debió estar a la altura de la plazoleta junto a la calzada del cementerio)[36] En 1570 nos lo encontramos nuevamente ejerciendo el cargo de alcalde ordinario[37], debiendo fallecer con anterioridad al 26 de febrero de 1572, fecha en que el ayuntamiento acuerda la espera de un pago que debían hacer al pósito sus herederos[38]

       Sobre el padre del arzobispo, Ambrosio de los Cameros Iñiguez, un dato desconocido hasta hoy, es que su primera mujer no fue Isabel de Estrada, puesto que ya estaba casado en 1571, cuando nació una hija de este matrimonio: 

“En la Yglecia de San George de Alcala de los Gazules veinte y siete de Marzo de mil y quinientos y setenta y uno años yo el Bachr Diego de Santotis cura baptice a Francisca hija de Ambrocio Camero Alfaro y de Francisca su muger fue su padrino el Sr Doctor Ayala de Molina Alcalde maior desta villa en fe de lo qual lo firme = el Bachr Diego de Santotis”[39] Aunque en la partida de bautismo no aparece el apellido de su mujer, sabemos que éste era Mesa por una petición que el padre realiza al Cabildo para que a otro hijo del mismo matrimonio, también llamado Ambrosio, clérigo, se le proveyese como capellán de una capellanía vacante: 

“dixeron que desde luego nombraban e nombraron por tal capellan de la dha capellanía al dho dn ambro de mesa de los cameros hijo del dho ambro de los Cameros…”[40]

     A partir del 1 de enero de 1587 ejerció el cargo de regidor, nombrado por el duque[41]



      Enviudó y casó por segunda vez en 1592 con Isabel de Estrada, natural de Medina, hija de Alonso Gómez de Olvera y de Juan Ortiz de Estrada, quien a su vez también había estado casada con un primo suyo, Cristóbal Garcés de Tejada.[42] Este matrimonio debió de celebrarse en Alcalá, según lo atestigua Alonso de Novela, natural de Medina y vicario en Sevilla en 1647 al hablar sobre Isabel de Estrada: “…se fue a casar a dha villa” [43]

     Fruto de esta unión nació Luis de los Cameros Estrada casi con total seguridad en 1600, dando hoy aquí a conocer por vez primera su partida de bautismo: 

“En la villa de alcala 8 de febrero de 1600 yo juan dstrada bch y cura desta vª baptise a Luis hijo de Ambrosio de los Cameros y de doña ysabel destrada su muger fue su padrino don diego de barrionuebo fue advertido del parentesco y obligación en fee de lo qual lo firme fecha ut s = Juan destrada” [44]


     No aparece por tanto el nombre compuesto de Luis Alfonso, como es mencionado en la mayoría de las publicaciones, el que fuera beneficiado y cura de Alcalá, inquisidor de Palermo durante 12 años, Obispo de Pati (Nápoles) y Arzobispo de Valencia.

      De esta unión nacieron al menos dos varones más, Antón, en 1647 a quien conocía Pedro Lorenzo de Alarcón, comisario del santo Oficio de Medina y Francisco, el cual parece ser que se dedicó a servir a su hermano, según el testimonio de Antón Ruiz Ramos, vecino de Alcalá: 

“que conocio de vista i comunicación a don franco de los cameros desde que nacio que oi assiste en Palermo con su hermano don Luis…” [45]



NOTAS

[16] Archivo Histórico Nacional. ES.28079.AHN/1.1.11.6.4//INQUISICIÓN,1515, Exp. 

[17] Así le llaman en el citado expediente los testigos Alonso de Coca, escribano público de Alcalá y el licenciado Rodrigo García Conejero. 

[18] PEREZ DE AZAGRA Y AGUIRRE, Antonio: “Reseña genealógica sobre la casa de los Butrón Mújica y sus descendientes…” 1944. págs. 66. Aquí se le denomina Alonso Butrón Mújica y Ariza 


[19] Archivo Municipal de Alcalá de los Gazules. Legajo 1 folio 246 vto. Cabildo del lunes 20 de julio de 1545 

[20] AMAG. Legajo 1. Folio 255 vto. Cabildo del 16 de agosto de 1545. Concesión de licencia para sembrar. 

Legajo 2. Folio 45 vto. Aparece firmando una petición de los labradores de Notares. 

[21] Archivo Parroquial de Alcalá. Libro 1º Bautismo. Folio 203 vto. 

[22] Archivo Parroquial. Libro 1º Matrimoniales. Folio 121 vto. 

[23] AMAG. Legajo 6. Folio 109. Cabildo del jueves 20 de julio de 1596 

[24] Ib. Legajo 6. Folio 

[25] Ib. Legajo 2. Folio 335. Cabildo del 25 de mayo de 1557. 

[26] Ib. Ib. Folio 408 vto. 

[27] Ib. Legajo 3. Folio 133. Cabildo del 30 de abril de 1562. Se le concede licencia para hacer corral para sus cochinos. 

[28] Ib. Folio 13. Presenta junto a Antón Luengo provisión del duque en el cabildo del lunes 12 de febrero de 1560 

[29] Ib. Cabildo del 21 de julio de 1560 

[30] Ib. Cabildo del 29 de julio de 1570 

[31] Ib. Cabildo del 5 de mayo de 1561. 

[32] Ib. Cabildo del 21 de julio de 1561. 

[33] Ib. Folio 96 vto. Cabildo del 22 de octubre de 1561. 

[34] Ib. Folio 134. Cabildo del 22 de mayo de 1562. 

[35] Ib. Folio 177. Cabildo del 11 de enero de 1563. 

[36] Ib. Legajo 3. Folio 308. Cabildo del 7 de mayo de 1565. 

[37] Ib. Legajo 4. Folio 46. Cabildo del domingo 29 de junio de 1570. 

[38] Ib. Folio 167 vto. Cabildo del 26 de febrero de 1572 

[39] Archivo Parroquial. Libro 1º Bautismo. Folio 217 

[40] AMAG. Legajo 6. Folio 275 y cto. 

[41] Ib. Legajo 5. Folio 209 

[42] PEREZ DE AZAGRA Y AGUIRRE, Antonio: “Reseña genealógica sobre la casa de los Butrón Mújica y sus descendientes…” 1944. Pág. 67. Aquí se le denomina Alonso Butrón Mújica y Ariza 

[43] Archivo Histórico Nacional. ES.28079.AHN/1.1.11.6.4//INQUISICIÓN,1439 ,Exp.3. Informaciones genealógicas de Francisco de Cameros Estrada y de Francisca Marrufo Calderón, su mujer. 1647 

[44] Archivo Parroquial. Libro 1º Bautismo. Años 1595 hasta 1615. Folio 86 

[45] AHN. ES.28079.AHN/1.1.11.6.4//INQUISICIÓN,1439 ,Exp.3

sábado, 10 de junio de 2017

Las Ordenanzas municipales de 1900 (III)



CAPITULO X

Precauciones contra incendios

Art. 54.- Las chimeneas y hogares de cocina deberán estar arrimados a paredes maestras o entramados y cuando no sea posible se prevendrán estos de modo que sobre el grueso del tabique a donde arrimen, se cree del ancho del hogar y cañón con tabicado doble de yeso que lo preserve de toda contingencia.

Art. 55.- Todo cañon de chimenea debe salir recto sobre el tejado y cuando arrimen a medianería, dominará en su altura a la casa contigua, sin que sea permitido dar salida al humo por cañones ni otras maneras a dichas medianerías, calles públicas y aun patios, cuando se incomode el vecino.

Art. 56.- Las chimeneas y hogares francesas no pueden de ningun modo ser introducidas en pared medianera sin consentimiento del dueño inmediato; los cañones en ningun punto estarán contiguos a maderas, ni serán voladas hacia el vecino sin su permiso, si solo en el sitio y propia posesión, evitando el contacto con toda madera.

Art. 57.- No podrán sacar a encender braseros a los balcones ni ventanas ni desde aquellas arrojar las cenizas a la calle, ni tampoco encender en estas, virutas enteras, paja ni otros combustibles.

Art. 58.- Ninguna persona podrá hacer fuego en los patios de las casas y si solo en los sitios construidos al intento y con las debidas precauciones.

Art. 59.- En los Teatros y demás sitios donde se celebren funciones de noche, se adoptaran por los directores y bajo su responsabilidad las más rigurosas medidas de vigilancia.


CAPITULO XI

Establecimientos peligrosos

Art. 60.- Queda prohibido el establecimiento dentro de la población de fábricas u obradores de fuegos artificiales, de pólvora fulminante ó de fosforos.

Art. 61.- Queda prohibido tambien en el recinto de esta Ciudad, todo depósito de pólvora, y los particulares sólo podrán tener en sus casas cuando más dos libras.

Art. 62.- El alquitrán, pez, resina, fósforos y demas materias inflamables, se venderán por las personas autorizadas para ello, pero deberan ejercer exquisita vigilancia para evitar su inflamación, procurando tenerlas si es posible en habitaciones a propósito para sustraerlas del incendio.

Art. 63.- Los almacenes al por mayor de dichas materias, y los de carbón, leña, paja, madera y otros combustibles, deberán situarse si posible fuese, en parajes aislados y en las afueras de la población

Art. 64.- Se evitará entrar en dichos almacenes de noche aunque sea con farol; en los de aguardiente, carbón y paja o depósito de fósforos, se prohíbe entrar con luz y fumar en ellos bajo la responsabilidad más estrecha de los que así lo verifiquen.

Art. 65.- Los esparteros, cordeleros, laneros y demás artes en que se emplean materias inflamables, tendrán cuidado de usar farol por la noche y de abstenerse de fumar en los sitios en que tengan sus depósitos.



CAPITULO XII.

Disposiciones para cortar los incendios. 

Art. 66.- El Alcalde es la autoridad a quien corresponde cuidar de que sean cortados los incendios y a sus órdenes estarán los empleados municipales y particulares que concurran, como también la fuerza pública si la hubiere en la población.

Art. 67.- La dirección facultativa correrá a cargo del maestro de obras municipales y a sus órdenes se pondrán todos los operarios.

Art. 68.- La persona que advierta o note fuego, sea o no vecino de la casa en que ocurra, dará aviso a cualquier dependiente o empleado que encuentre para que éste lo haga a la autoridad y a la Parroquia a que la casa corresponda; y el campanero tocará en la forma acostumbrada hasta que cese el peligro. 

Art. 69.- Cuando el fuego sea en las afueras de la población, después de la campanada de costumbre y en un intervalo muy breve, se darán dos toques de a dos cada uno, ejecutándose con velocidad y marcándolas en el intermedio con una pausa muy ligera.

Art. 70.- En cualquier hora de la noche que ocurra un incendio, los serenos o guardias municipales, anunciaran con voz fuerte el lugar de la ocurrencia. Los más inmediatos al lugar del fuego, harán la comunicación del nombre de la calle y número de la casa incendiada, y si es en las afueras, expresaran estas circunstancias, para general conocimiento y avisarán a la autoridad.

Art. 71.- Todos los vecinos quedan obligados a franquear los pozos de sus casas, a fin da extraer el agua necesaria para sofocar el incendio.

Art. 72.- Los aguadores de la población estan también obligados a acudir al lugar del siniestro, para prestar con su persona y caballerias los servicios que se les reclamen.

Art. 73.- Las maestros albañiles y carpinteros, como los oficiales y peones y en general todos los que se ocupan en obras de construcción de edificios, deberán acudir inmediatamente a auxiliar a las autoridades y demás vecinos. 

Art. 74.- La autoridad que dirija las operaciones mantendrá el orden y dictará las disposiciones oportunas, tanto para el mas pronto atajo del incendio, como para la salvación de personas, efectos, custodia y seguridad, impidiendo la entrada a más personas que las necesarias, y devolución de efectos a sus dueños luego que se haya concluido el incendio, no retirándose ni permitiendo se retiren los obreros hasta su completa extinción.


CAPITULO XIII 

Demoliciones y construcciones. 


Art. 75.- Todo vecino y en especial los peritos públicos de albañilería y empleados del Ayuntamiento, están obligados a denunciar al Alcalde los edificios que amenazan ruina, para que la autoridad correspondiente, previos los informes facultativos que se consideren necesarios, proceda a mandar a sus dueños que los reparen o construyan de nuevo en un breve término.

Art. 76.- Entretanto que se dispone su reparación podrán apuntalarlos, pero sólo durante el tiempo necesario para preparar el derribo y obra nueva, la cual si no fuese ejecutada por el dueño en el tiempo que se prefije por la autoridad, podrá hacerse por administración a costa del valor del material o del solar en venta.

Art. 77.- El Alcalde cuidará de que se realicen las obras debidas y las de las casas denunciadas o ruinosas y concedida que sea la licencia para la nueva construcción, no se concederá más plazo que el de tres meses para dar principio a ella.

Art. 78.- Los derribos se verificarán precisamente en las primeras horas de la mañana , hasta las nueve en verano y hasta las diez en invierno, prohibiéndose arrojar los escombros a la calle desde lo alto, debiendo hacerse uso de la maroma o espuertas. A los Arquitectos o maestros de obras aparejadores y sobrestantes se les hará responsables de los daños que se originen por falta de precauciones bastantes para evitarlos.

Art. 79.- Los escombros procedentes de derribos, solo estarán en la vía publica el menor tiempo posible, quedando encargados los directores de las obras de trasladarlos en un plazo breve a los sitios que destine la autoridad local con éste objeto.

Art. 80.- De todos modos y aun en las obras de reparación, revoque, retejo, pintura, etc. Se atajará el frente con una cuerda para impedir el paso y evitar daños tanto a las personas como a sus vestidos. 

Art. 81.- No se dará principio a ninguna obra sin proceder la correspondiente licencia de la autoridad exceptuándose aquellas que por su escasa importancia no se haga preciso éste requisito.

Art. 82.- Bajo concepto alguno se estrechará la via publica; y por lo tanto las obras de nueva planta como las reformas que se efectúen sobre cualquier edificio, ya sea en plazas o calles de la localidad, se construirán sus fachadas en línea con las que den mayor ensanche a aquella aunque pierdan estas algun terreno de que antes ocupaban.

Art. 83.- Las contravenciones a los artículos que anteceden se castigarán con multas que no excederán de veinticinco pesetas, además de las responsabilidades que procedan por los daños y perjuicios que se originen.




CAPITULO XIV

Salientes de las casas.

Art. 84.- Se prohibe, como contrarias a la seguridad del tránsito y vía pública las rejas salientes hasta la altura de ocho pies, habiendo de estar precisamente al filo de las fachadas. El vuelo da las balcones no podrá exceder de pie y medio en el piso principal, uno en el segundo y medio en el tercero.

Art. 85.- Igualmente se prohibe que las puertas de tiendas, ventanas bajas y cocheras, abran hacia la calle, exceptuándose las primeras cuando queden fijas en la pared formando portadas.

Art. 86.- Las portadas y escaparates no podrán sobresalir de las fachadas más de tres pulgadas en su mayor relieve.

Art. 87.- Se prohiben los tinglados, o tejadillos de madera encima de los puertas de las tiendas con objeto de recoger los aguas para afuera o procurar sombra.

Art. 88.- Las muestras o enseñas no podrán ponerse atravesadas, sino precisamente paralelas a la pared, bien aseguradas y de modo que su resalte no pase de medio pie; prohibiéndose tambien poner cestos en ventanas, aleros, caballetes de tejado, o tablas que afirmen entre dos balcones, y colgar por la parte de afuera de éstos, cantarillos, alcarrazas, etc. Permitiéndose únicamente macetas en la parte interior de los balcones, pero no ha de regarse antes de las doce de la noche en el verano y las once en el invierno.

sábado, 3 de junio de 2017

Notas genealógicas sobre dos alcalaínos ilustres: el obispo Pedro Mirabal y el arzobispo Luis de los Cameros (I)


Artículo publicado en la Revista de Apuntes Históricos 2017

Ismael Almagro Montes de Oca

       Sobre prácticamente la totalidad de ilustres hijos alcalaínos apenas se conocen datos sobre sus orígenes. Es por ello que trataremos de arrojar luz sobre dos de ellos, Pedro Mirabal y Luis de los Cameros, de los cuales hemos podido encontrar en el archivo parroquial las partidas de bautismo, pese a la dificultad añadida de que, en los dos primeros libros, las mismas se encuentran sin ordenar cronológicamente, lo que ha dificultado sobremanera la tarea y ha requerido un detenido examen de cada una de ellas.

PEDRO MIRABAL AYLLÓN 

        Gracias al expediente para pasar a Indias de un hermano del Obispo Mirabal en 1605, conocemos los ancestros de ese ilustre alcalaíno: 

“hijo legitimo e natural de juan ruis de aillon ynfante e de dona veatris de miraval su legitima mujer y nieto de xpal ruis y de Leonor de aillon su mujer e de alo de miraval y de Leonor días…” [1] La rama materna era natural de Jerez.

      Su padre, Juan Ruiz de Ayllon natural de Medina Sidonia, llegó a Alcalá en agosto de 1564, fecha en que pidió la vecindad: 

“en este cabildo se vido una petición de Juº Ruis de ayllon fermº (hermano) de xvl (Cristóbal) de Ayllon por la qual pidio q le fagan md de le rescibir pr vº desta vª por ql a traído a ella su mujer y casa y no trae ganados ni otras cosas q trayga pjuiº (perjuicio) a los vs (vecinos)…”[2]

       Cristóbal de Ayllon, también vecino de Medina, ya aparece con negocios de ganados en Alcalá en 1558, pasando a trabajar en fecha indeterminada para el duque, no siendo hasta 1562, cuando, siendo vecino de Bornos, pidió la vecindad en nuestro pueblo presentando un poder otorgado por el Concejo ducal, aduciendo estar fuera “entendiendo” negocios del duque, todo con objeto de tener ganado aquí, oponiéndose el Cabildo por no tener casa poblada[3]. Esto motivó incluso un pleito en Granada sobre el tema en los dos años siguientes. Pasados los años, a partir de 1572, ejerció el cargo de alguacil mayor del cabildo[4] y al menos desde 1595 como alférez mayor de infantería.[5]

      Veíamos que Juan Ruiz de Ayllón llegó ya casado a nuestra localidad y aquí nacerían al menos dos de los hermanos del futuro Obispo Mirabal, en 1566 Cristóbal[6] y en 1570, Juan: 

“En treinta días de Agosto Yo Martin Sanches, Cura, baptise a Juan fijo de Juan Ruiz de Aillon, Mercader y de Beatriz de los Reies, su muger: fue su padrino Alonso Cardeno. Bdo desta Yglecia, en fe de lo qual lo firme = Martin Sanches Cura” [7] 

       Aquí se recoge que Juan era mercader, además de propietario de ganado, que tenía en el Saltillo.[8] Por otra parte, a su mujer no se la menciona como Beatriz de Mirabal sino de los Reyes, haciendo un uso arbitrario de los apellidos, norma muy frecuente en la época. De igual manera se la denomina en la partida de bautismo de su hijo Pedro, que nació en 1573 y que ha permanecido inédita hasta la fecha: 


“En lunes seis dias de Jullio de mil quinientos setenta y tres años Yo Martin Sanchez baptise a Pedro, fijo de Juan Ruiz Aillon, mercader y de Beatriz de los Reies su mujer: fueron sus Padrinos Chirstoval de Aillon, Alguacil maior y Dª Ysabel su mujer, en fe de los qual lo firmé de mi nombre= Matin Sanchez Ledesma” [9]

       Entre el 26 de noviembre de 1574 y el 14 de febrero de 1575 ejerció el cargo de regidor en el ayuntamiento alcalaíno. Ese mismo año se le concedió licencia para hacerse una casa[10] y para traer trabajadores de Medina para sacar cepas en las tierras que tenía en la Alcaria.[11]

       En 1577 Juan Ruiz Ayllón fue nombrado capitán de la gente de infantería en Alcalá[12] y ya, con el paso de los años, en 1598, aparecerá como mayordomo del duque en nuestra localidad.[13]

      En 1599, tenemos noticia de otro hijo del matrimonio, Alonso Mirabal Ayllón, clérigo, el cual pidió una capellanía vacante.[14] Alonso Mirabal bien podría considerarse como otro de los hijos ilustres de Alcalá, pues llegó a ser abogado de la real audiencia de Sevilla, pasando a ejercer a Perú en 1605[15]




NOTAS

[1] Archivo Histórico Nacional. ES.41091.AGI/10.42.3.82//CONTRATACION,5289,N.61 Expediente de información y licencia de pasajero a indias de Alonso de Mirabal Aillón, abogado de la Audiencia de Sevilla, natural y vecino de Sevilla, hijo de Juan Ruiz Aillón y de Beatriz de Mirabal, a Perú. 

[2] Archivo Municipal de Alcalá de los Gazules. Legajo 3. Folio 261 vto. Cabildo del 28 de agosto de 1564 

[3] AMAG. Legajo 3. Folio 149 vto. Cabildo del lunes 17 de agosto de 1562 

[4] Ib. Legajo 4 Folio 186. Cabildo del 28 de mayo de 1572. 

[5] Ib. Legajo 6 Folio 7. Cabildo del 26 de junio de 1595. 

[6] Archivo parroquial de Alcalá de los Gazules. Libro 1º de bautismo. Domingo 18 de agosto de 1566 

[7] Ib. Libro 1º de bautismo Folio 48 vto. 

[8] AMAG. Legajo 4. Folio 218 vto. Cabildo del 1 de diciembre de 1572. 

[9] Archivo Parroquial Alcalá de los Gazules. Libro 2º bautismos, folio 6¿? 

[10] AMAG. Legajo 5. Folio 279 vto. Cabildo del 10 de enero de 1575. 

[11] Ib. Folio 280 vto. Cabildo del 28 de enero de 1575. 

[12] Ib. Legajo 4. Folio 454 vto. Cabildo del 10 de octubre de 1577. 

[13] Ib. Legajo 6 Folio 302. Cabildo del Lunes 8 de mayo de 1598. 

[14] Ib. Folio 277. Cabildo del lunes 15 de marzo de 1599. 

[15] AHN. ES.41091.AGI/10.42.3.82//CONTRATACION,5289,N.61 Expediente de información y licencia de pasajero a indias de Alonso de Mirabal Aillón, abogado de la Audiencia de Sevilla.